sábado, 7 de julio de 2012

VUELVAN CARAS Y EL DESARROLLO ENDÓGENO


Si la propuesta de un "desarrollo endógeno" en el sector industrial surgió básicamente a partir de una búsqueda de mecanismos propicios para reactivar el aparato productivo, la misión Vuelvan Caras se creó a partir de las misiones anteriores, que tenían como objetivo saldar algo de la tremenda "deuda social" acumulada. En particular, se hizo evidente que el enorme esfuerzo dedicado a las misiones educativas tenía sentido solamente en la medida en que los egresados tuvieran la posibilidad de insertarse en el mercado laboral. Y en 2003, la tasa de desempleo estaba cerca de 15%
Según Elías Jaua, la misión Vuelvan Caras (MVC), formalmente lanzada en marzo de 2004: "Es... la misión que unifica y culmina los procesos educativos y sociales del conjunto de las misiones participativas del gobierno bolivariano al incorporar a sus participantes en los procesos de desarrollo local" (2006, 30). Por su parte, Patricia Yáñez ha comentado acertadamente que la MVC "se puede considerar como una segunda generación de las misiones porque le da sentido a las demás quitándoles el carácter coyuntural, al asumir el problema central de la continuidad y la integración" (2006, 7). De hecho, la MVC se lanza inicialmente con el propósito de crear oportunidades de empleo a los egresados de las misiones educativas y, a la vez, combatir los niveles preocupantes de desempleo. Sin embargo, al mismo tiempo, Jaua comenta que la MVC "representa una punta de lanza en el proceso de constitución del nuevo modelo de desarrollo endógeno y es el instrumento de vanguardia en la lucha contra la pobreza y la plena inclusión de las comunidades excluidas de las dinámicas socio productivas" (2006, 30).
Después de un período inicial cuando los Nudes respondían a una variedad de distintos organismos públicos, en septiembre del 2004 se concentró la responsabilidad por la MVC en el recién creado Ministerio de Economía Popular (Minep), abriendo la posibilidad de una mayor coherencia en la aplicación de la política gubernamental (aunque Pdvsa quedó con los 11 Nudes que manejaba).
Para los propósitos de esta discusión, vamos a concentrar nuestra atención en aquellos Nudes incorporados al Frente Agrario (donde se concentraba más de 50% de total). Hacemos esto, no solamente porque el gobierno ha priorizado este sector, sino porque consideramos que nos ofrece la mejor oportunidad de apreciar tanto las potencialidades como los problemas de la política adelantada.
En el sector agrícola, seguía cierta duplicación de funciones entre las instancias administrativas porque, con anterioridad a la creación del Minep, se había fomentado cooperativas agrícolas a partir del Plan-Sarao y los Fundos Zamoranos, que dependían del Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT). También había cooperativas agrícolas financiadas directamente por el Fides. Finalmente, cuando Elías Jaua dejó el Minep al ser nombrado Ministro del MAT, fue este último ministerio que asumiera la tarea de liderar la lucha por implantar las bases de un desarrollo endógeno en el campo (aunque el Minep seguía organizando los cursos de Vuelvan Caras). En todo caso, Jaua había formado un equipo que lo apoyaba en el Minep y varios de sus miembros lo acompañaron cuando pasó al MAT como, por ejemplo, Juan Carlos Loyo, quien asumió la dirección del Instituto Nacional de Tierras (INTI). De esta manera, se facilitó la colaboración entre el Minep y el MAT y también la elaboración de una visión más coherente de la política a aplicar.
Dejemos que sea el mismo Jaua quien explique las dimensiones del reto que se había asumido: Es a partir de 2004 que se asume la economía popular como parte de la estrategia para la transformación del modelo social y productivo del país, superando el capitalismo y en tránsito hacia el socialismo... En marzo de 2004 y en el contexto de una estrategia para burlar la burocracia estatal, creamos la Misión Vuelvan Caras, orientada al fomento de la economía popular y a la transformación del modelo productivo. Vuelvan Caras significa transferencia de los medios de producción, del poder financiero hacia los actores de la economía social. Ya no perseguimos la democratización del capital, sino transferir poder económico y poder político a los sujetos de la economía popular (2006, 49).
Para los propósitos de esta discusión, nuestro interés no es tanto evidenciar los logros (o las limitaciones) de la política aplicada. Queremos explorar más bien ciertas ambigüedades que surgen en la misma concepción de los Nudes, por lo menos en la manera en que vienen funcionando. A tal fin, examinamos enseguida tres nudos problemáticos que consideramos cruciales para calibrar el potencial del "desarrollo endógeno" en los términos expuestos: 1) la manera en que se concibe la "economía social", y, sobre todo, un "cooperativismo revolucionario" (Minep, 2005); 2) la dimensión "territorial" de la definición de los Nudes y su inserción en la comunidad local y 3) el problema de su "sustentabilidad".
Por todo lo antes planteado el desarrollo endógeno es la integración de las políticas de un estado, en la búsqueda de independizarse de los grandes capitales para desarrollarese desde adentro con exportaciones e integrando a las naciones de su entorno y formar un bloque unido para no depender de imperios, con el uso de tecnología propia e industrialización.
En Venezuela a través de las políticas del actual gobierno se toma como punta de lanza el desarrollo endógeno, facilitando a las micro empresas con créditos con bajo interés y a las comunidades organizadas hasta sin intereses, para que se desarrollen y puedan sostener la economía y buscar despojarse de la mono producción petrolera y satisfacer no solo la alimentación de los venezolano, sino también las de los países latinoamericanos y de otros países sub-desarrollados del mundo.
Ahora bien desde local se pretende que el desarrollo endógeno tenga que ver con la concientización de las personas de buscar producir bienes y servicios o construir desde adentro, desde las bases, para desarrollarse colectivamente o personalmente con una visión futurista, sustentable. Que se tenga una conciencia social, enmarcada en el progreso de todos los habitantes de manera que dentro de las comunidades se logre la consolidación de todos los servicios públicos, que se tenga accesibilidad a los establecimientos de salud y todo lo que tenga que ver con el comercio, donde cada quien aporte como modo de producción y trabajo al desarrollo endógeno.
También es importante el acompañamiento y asesoría de los entes gubernamentales, ya sean municipales, estadales y nacionales, en vista de que sin esto no seria posible lograrlo. es de suma relevancia la organización de los vecinos, es la clave del éxito para llegar a ese desarrollo endógeno, por lo que se lucharía con participación, esfuerzo y sacrificios. Lo que se obtiene por voluntad y esmero, se cuida, se mantiene y se valora.
Yáñez, Patricia (2006): Conceptualización de la Misión Vuelvan Caras. Caracas: Escuela de Sociología-FACES-UCV, 18p.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada